Interesante

Enseñe a sus hijos sobre unidades de medida estándar

Enseñe a sus hijos sobre unidades de medida estándar

Una unidad de medida estándar proporciona un punto de referencia mediante el cual se pueden describir objetos de peso, longitud o capacidad. Aunque la medición es una parte importante de la vida cotidiana, los niños no entienden automáticamente que hay muchas formas diferentes de medir las cosas.

Unidades estándar versus no estándar

Una unidad de medida estándar es un lenguaje cuantificable que ayuda a todos a comprender la asociación del objeto con la medida. Se expresa en pulgadas, pies y libras, en los Estados Unidos, y centímetros, metros y kilogramos en el sistema métrico. El volumen se mide en onzas, tazas, pintas, cuartos de galón y galones en los EE. UU. Y mililitros y litros en el sistema métrico.

Por el contrario, una unidad de medida no estándar es algo que puede variar en longitud o peso. Por ejemplo, las canicas no son confiables para descubrir qué tan pesado es algo porque cada canica pesará de manera diferente a las demás. Del mismo modo, un pie humano no se puede usar para medir la longitud porque el pie de cada persona es de un tamaño diferente.

Unidades estándar y niños pequeños

Los niños pequeños pueden entender que las palabras "peso", "altura" y "volumen" están asociadas con la medición. Tomará un tiempo comprender que para comparar y contrastar objetos o construir a escala, todos necesitan el mismo punto de partida.

Para comenzar, considere explicarle a su hijo por qué es necesaria una unidad de medida estándar. Por ejemplo, es probable que su hijo comprenda que él o ella tiene un nombre, al igual que sus familiares, amigos y mascotas. Sus nombres ayudan a identificar quiénes son y muestran que son una persona. Al describir a una persona, el uso de identificadores, como "ojos azules", ayuda a especificar los atributos de la persona.

Los objetos también tienen un nombre. Se puede lograr una mayor identificación y descripción del objeto a través de unidades de medida. "La tabla larga", por ejemplo, puede describir una tabla de cierta longitud, pero no dice cuánto es realmente la tabla. "La mesa de cinco pies" es mucho más precisa. Sin embargo, esto es algo que los niños aprenderán a medida que crecen.

Un experimento de medición no estándar

Puede usar dos objetos en casa para demostrar este concepto: una mesa y un libro. Tanto usted como su hijo pueden participar en este experimento de medición.

Sosteniendo su mano rígida, mida el largo de la mesa en la mano. ¿Cuántos tramos de mano se necesitan para cubrir la longitud de la mesa? ¿Cuántos tramos de mano de su hijo? Ahora, mida la longitud del libro en mano.

Su hijo puede notar que la cantidad de tramos de mano necesarios para medir los objetos es diferente a la cantidad de tramos de manos que tomó para medir los objetos. Esto se debe a que tus manos son de diferentes tamaños, por lo que eres no utilizando una unidad de medida estándar.

Para los propósitos de su hijo, medir la longitud y la altura en clips de papel o tramos de mano, o usar centavos en una balanza casera, puede funcionar bien, pero estas son medidas no estándar.

Un experimento de medición estándar

Una vez que su hijo comprenda que los tramos de mano son medidas no estándar, presente la importancia de una unidad de medida estándar.

Podría, por ejemplo, mostrarle a su hijo una regla de un pie. Al principio, no se preocupe por el vocabulario o las medidas más pequeñas en la regla, solo el concepto de que este palo mide "un pie". Dígales que las personas que conocen (abuelos, maestros, etc.) pueden usar un palo igual para medir las cosas exactamente de la misma manera.

Deje que su hijo vuelva a medir la mesa. ¿Cuántos pies tiene? ¿Cambia cuando lo mides en lugar de tu hijo? Explique que no importa quién mida, todos obtendrán el mismo resultado.

Muévase por su casa y mida objetos similares, como la televisión, el sofá o la cama. Luego, ayude a su hijo a medir su propia altura, la suya y la de cada miembro de su familia. Estos objetos familiares ayudarán a poner en perspectiva la relación entre la regla y la longitud o altura de los objetos.

Conceptos como el peso y el volumen pueden venir más tarde y no son tan fáciles de presentar a los niños pequeños. Sin embargo, la regla es un objeto tangible que puede transportarse fácilmente y usarse para medir objetos más grandes a su alrededor. Muchos niños incluso llegan a verlo como un juego divertido.